Historia de Hugo Henriquez

¿Quien es Hugo henriquez?

Hola qué tal, me llamo Hugo Henríquez. Actualmente vivo en Tucson, Az, y anteriormente vivía en Hermosillo, donde estudiaba la carrera de Comercio Internacional, pero la tuve que dejar trunca porque vi que quiénes egresaban batallaban mucho, no estaban ejerciendo, o que ganaban muy poquito, y pensé que eso era lo que me esperaba, y la verdad yo no quería eso para mí. Quizás me creas, quizás no, pero les pregunto, ¿alguien de aquí conoce a alguien que no esté ejerciendo lo que estudió, y que gane muy poco, o que de plano no encuentre trabajo?.

¡CREE EN TI Y SERÁS IMPARABLE!

Mi Historia completa

Por eso cuando se me dio la oportunidad de trabajar en la docencia a los 19 años, la tomé inmediatamente, abandonando mi carrera. Imagínense cuánto ganaban los que terminaban mi carrera para que yo haya preferido la docencia. Duré casi 17 años como maestro pero, a pesar de que tenía la tranquilidad de un ingreso seguro, vacaciones pagadas y todas las prestaciones que tienen los maestros, y a pesar de que lo básico no me faltaba, tampoco me sobraba mucho, ¡y eso que era yo sólo! ¿Qué iba a pasar conmigo cuando tuviera familia que mantener? Además, veía a compañeros que ya tenían muchos más años que yo trabajando y no los veía plenos ni felices. Incluso vi a muchas personas jubilarse y seguir batallando, lo cual no tenía congruencia para mí, ya que me habían enseñado a que al jubilarse, la gente empezaba a disfrutar de su libertad y sin problemas de dinero. Y, al igual que me hizo pensar el darme cuenta de que mi carrera no me llevaría al lugar que yo quería, el darme cuenta de que mi trabajo tampoco me llevaría a donde quería, y el saber que la meta para la cual me habían enseñado que debía trabajar toda mi vida, que esa jubilación tan anhelada era más parecida a un mito, fue muy revelador para mí. Pero sólo para saber si soy sólo yo, déjenme preguntarles, ¿alguien de aquí conoce gente jubilada y que esté batallando por dinero? Ok, entonces no sólo es mito para mí, es una realidad global, y es una situación alarmante. La jubilación, esa meta para la que uno trabaja toda la vida, no es tan bonita como lo pintan. Tenía tiempo dándole vueltas a eso pero no sabía qué hacer. Siguió pasando el tiempo y a los 31 años, me enteré que iba a ser papá y, aunque estaba súper emocionado por la noticia, también sabía que las cosas se iban a complicar en el aspecto económico. Como ya mencioné, no me sobraba mucho dinero, ¿qué podía hacer para ganar más dinero, si no tenía mucho dinero para invertir, ni mucho tiempo a causa de mi trabajo y de mi nueva etapa como papá?. Seguía dándole vueltas al asunto, a punto de resignarme, cuando de “casualidad”, aunque no creo en las casualidades, quizás fue por “causalidad”, un amigo me habló para invitarme a una presentación de un negocio de mercadeo en red, cuando me dijo eso, yo no sabía lo que era, pero me llamaron la atención las características, ¿a qué no saben cuáles eran las características? ¡No requería mucha inversión, y que se podía hacer a tiempo parcial!. Sin pensármela mucho fui a conocer, era demasiado exacta la invitación como para ignorarla. Llegué a un evento como este y, ¿qué crees? Salí emocionadísimo del lugar porque había encontrado la manera de mejorar mi situación y de poder comenzar a vivir la vida que realmente quería. El mito de la jubilación, ¡pero adelantado!. ¡Y lo que pasó después fue aún más increíble! Trabajé muy fuerte, fui muy disciplinado, por más de 7 años, y en lugar de ganar dinero, ¡lo perdí!. Haber trabajado tanto tiempo, el hecho de que mis conocidos me sacaran la vuelta, me hizo pasar muchos malos ratos, ganas de llorar por impotencia, y lo peor es que llegué a perder confianza en mí. Después me tuve que venir a vivir a Tucson, y comencé a trabajar para el Gobierno, ¡ahora sí! A vivir el sueño americano, ¿y qué crees? Empecé a ver jubilarse a los trabajadores de gobierno, ¡y tampoco era precisamente un sueño!. Entonces ahí me ves, en otro país, con otra desilusión, y harto de redes de mercadeo. Pero como había pasado tanto tiempo en esa industria, muchos contactos de mi Facebook publicaban que les iba muy bien y, a pesar de mi hartazgo, seguía volteando a ver. Es como un virus, una vez que sabes lo que se puede lograr, pero que tú no pudiste, no vuelves a ser feliz. Un día vi una amiga empezó a publicar muchos testimonios, de gente que bajaban de peso desde la primera semana. A mí la verdad no me interesaba el negocio, pero traía unos kilitos de más y dije, voy a calarlo. Probé el producto y me tomé fotos para el antes y el después. Vean el resultado de la primera semana. Cuando vi eso, y vi que el producto era económico, y sobre todo que hacía lo que decía, vi oportunidad para venderlo, aún no tenía intención de hacer negocio, pero tenía mi testimonio y lo podía vender. Hoy, un par de meses después, aquí puedes ver a la persona que durante 7 años no tuvo ningún resultado importante, a la persona que cuando le preguntaban que si cuánto dinero estaba ganando, se ponía nervioso, a la persona que había dicho que ya no haría redes de mercadeo, que por eso estaba acá en Estados Unidos, nuevamente promoviendo, y sin miedo ni pena cuando me preguntan que si estoy ganando dinero. Quizás alguna vez hayas visto a esos líderes súper estrellas que entran y ganan millones en sus primeros meses, pero esas no son personas normales. La verdad es que yo nunca pude seguir su ritmo. Yo soy una persona normal, que ha batallado, que se ha hartado de estos negocios, y que finalmente ha empezado a ver los resultados. En este momento estamos ganando bien, y hay gente del equipo ganando dinero todos los días, ¡pero no es nada en comparación con el lugar al que vamos! Pero te quiero confesar algo, si bien una parte de este crecimiento es gracias al trabajo que hemos hecho, otra parte es gracias a la oportunidad que tenemos, como ya dije: productos que hacen lo que dicen que hacen, y uno de los esquemas de pago más agresivos de toda la industria. Y si yo, con todas las limitaciones, gracias a esta oportunidad, lo estoy logrando, ¡te doy mi palabra de que tú también puedes, y de que voy ayudarte a hacerlo!. La pregunta es, ¿a quién le gustaría conocer de qué trata la oportunidad?.

¡No dejes ir esta oportunidad!

El mejor momento para comenzar es hoy, comunícate conmigo y comencemos a trabajar juntos.

Envíame mensaje
user

“Forme un equipo, Reunirse es el comienzo. Trabajar juntos es el éxito”

Hugo Henriquez.